Oro luz

20.09.2017

POESÍA

Y al abrir los ojos,

la perezosa luz de la mañana

que intuye el otoño ya

nos llena de oro la mirada.

Oro de valor infinito:

de las palabra sabias,

de los momentos de paz,

de la contemplación de la belleza

que después, durante el día

nos inundará de brillos protectores

en las horas grises,

de la gente hueca,

de palabras vanas...

Oro luz regalo del cielo

y en Santander, también de las aguas.