Lluvia un día de verano

30.08.2017

POESÍA

En el agua de la lluvia de verano

navegan en mortecinas singladuras

de frustración, rabias y perezas

los planes de una tarde cualquiera

en los largos días de vacaciones,

tiempo de reencuentros y amigos.

Con la mirada abandona en la ventana

amarrada a puertos de nostalgias

se vuelve a sentir en el corazón

la tristeza del niño solitario

al que no le dejaban salir a jugar a la plaza

hasta que las nubes dieran paso a los claros

hasta que por fin escampara.

Mientras, el tiempo se estanca en charcos

la humedad se hace triste

y descansa sobre los solitarios bancos de piedra.

Pasa el tiempo

en el cielo las nubes no despejan

y la tarde de luz gris, escapa.

La felicidad se va, resbala

por los tristes senderos del agua

rompiendo el gris del suelo

con sus cristalinos brillos de plata.