Velocidad del sonido

04.05.2017

POESÍA

A la velocidad del sonido viaja la voz

eliminando la distancia tangible del silencio

que habita entre los demás y yo

llenado espacios habitados 

tan solo por la soledad del aire.

A la velocidad del sonido

llega en la noche el llanto del niño

hiriendo la paz, desasosegando

hasta que vuelve a reinar la calma

ya dormido... y todo descansa.

A la velocidad del sonido llega la música

hasta los más recóndito del alma

como ola continua y fugaz

en un océano de aire vibrante

en el que navegar a mil destinos

tiempos, sueños, realidad...

A la velocidad del sonido viene la palabra amiga

una brisa de color y tacto cálido

dejando una huella de sincera alegría

y de apreciada lealtad

para celebrar nostalgias

con el fin del silencio y la soledad.

A la velocidad del sonido

debemos acercarnos

a los seres que solo tienen silencio

y soledad...