Un hombre y un perro...

10.07.2017

POESÍA

Domingo temprano

un hombre y un perro,

silenciosos los dos,

pasean tranquilos

metidos en su mundo,

universos distantes

unidos por el amor

por una mirada

por un ladrido, una voz...

Domingo temprano

comprando el pan

nervioso el perro

espera a su amo

quieto en la puerta.

Los niños se acercan

le acarician, y el paciente

esperando su recompensa.

Domingo temprano

un hombre y su perro

vuelven a casa,

dando un rodeo

disfrutando del verano

con juegos, carantoñas,

confesiones en el banco

el de la esquina del parque

estirando lo más posible

el placer de ver contento a su perro

explicarle lo que piensa

lo que espera

lo que vive

y el perro...

escucha

parece que lo entiende todo.

Un hombre y su perro

de vuelta a casa

en el ascensor

se miran a los ojos

solo para confirmar

lo cerca que puede estar

la felicidad.