Recuerdos de niño

22.03.2017

POESÍA

Al principio

para mí

solo existía el verano

el tiempo de vacaciones

el único dedicado de verdad a la vida.

Al principio amaba al mar

amaba la playa

todo giraba en torno al agua

nadar, saltar, bucear, reír, celebrar...

hasta que mi cuerpo tiritaba

entonces mi madre me miraba las manos

y encontraba mis dedos arrugados

regañándome, me envolvía en la toalla

y me obligaba a quedarme tumbado

hasta que el Sol calentaba mi cuerpo

dejándome medio adormilado

y volvía a luchar

para conseguir darme un nuevo baño.

Al principio amaba al mar

después al cielo

de él dependían los planes a diario

casa, recados, excursión, o playa...

y en las noches de verano

asomado a la ventana

buscaba el brillo de las estrellas

para ver si en el cielo había nubes

o estaba despejado.

Y al día siguiente

levantaba la persiana temprano

miraba en la veleta de la Catedral, el viento

para comprobar que no soplaba el noroeste

el húmedo Gallego cargado de nubes

que señalaba el nordeste fresco

el que barría las nubes del cielo

o había entrado el sur, racheado y seco.

Después buscaba al Sol

abría la ventana para sentir el aire

y ver si ya se iba calentando.

Entonces solo temía

la lluvia, los días nublados, la arena húmeda

la bandera roja, la resaca, las medusas

la vuelta al colegio y los días de invierno.

Entonces, los veranos eran largos

venían cargados de emociones, amigos y descubrimientos

lo único que merecía la pena en la vida, pensaba

era jugar, no había vida fuera del juego...