Puntualidad...

01.05.2017

RELATO

-¿Qué has hecho en el ascensor?- Preguntó el policía.

¡Nada, nada!- Contestó el chiquillo asustado.

-Entonces ¿Por qué hay una señora muerta?

-Pues... habrá llegado su hora-. Respondió nervioso el joven al notar la mirada colérica del policía.

Tras un leve suspiro, como de resignación, el agente volvió con las preguntas.

-¿La conocías?

-Poco, la había visto un par de veces nada más. Era sobrina de la señora Aurora, la del tercero derecha.

-Ya... pero vamos a ver chaval, qué te hace sospechar que a esta mujer la llegó la hora.

-Pues... se desplomó con los ojos bizcos y acababa de salir de casa de la señora Aurora.

-¿Y?

-La señora Aurora afirma que cada uno tiene su hora marcada. Y siempre presume de puntualidad.

-¿Y?-. El comisario que no entendía esa relación, insistió en busca de una explicación.

- La señora Aurora cumplió condena por haber envenenado a toda su familia el día de su cumpleaños... bueno, a toda no. Esta sobrina, me contó la señora Aurora cuando salió de la cárcel y regresó a su vida normal, no era tan puntual como el resto de la familia. Sé que llegó tarde a la fiesta del setenta y dos cumpleaños de la señora Aurora...