El nuevo

11.03.2017

RELATO

Desde el primer día en el trabajo me llamaron "el nuevo". Lo entendí, imaginé que cuando contrataran a otro, traspasaría mi título. No fue así. A los tres meses el jefe nos informó de que se incorporaría un nuevo compañero, José Martínez. Me alegré, eso significaba que no iban mal las cosas, además estaba cansando de ser "el nuevo". Pero resulta que todo el mundo conocía a José Martínez como Pepete, el defensa del Porrinos Fútbol Club... y seguí siendo "el nuevo". Me, resigné, qué remedio, esperé que siguieran bien las cosas y entrara otra persona a trabajar en un futuro próximo. Y cuando memos me lo esperaba, el jefe nos anunció que en iban a incorporarse dos personas nuevas. ¡Genial! Dos. Pensé, por fin dejaré de ser "el nuevo". Pues no, entraron dos chicas, una se llamaba Enriqueta Gardama "pero llamarme Queca" y la otra María Jesús Martínez "Chusi" por favor.

Ya doy por imposible que algún día me llamen por mi nombre de pila en lugar del nuevo. Aunque debo reconocer que no es culpa del todo suya. Si mi padre me hubiera puesto un nombre más normalito, en lugar de Adolbuurtxmeslla7º, todo seguido con el séptimo incluido, podía tener la esperanza de no quedarme con "el nuevo" para siempre...

Pero mira tú, bien pensado hasta puede ser bueno, ahí esta Nueva York, después de tantos años, incluso todo un país como Nueva Zelanda. En fin...